+34 630 767 811 shiatsugestaltico@gmail.com

RAZÓN DE SER

 

La Escuela de Shiatsu Gestáltico es una escuela joven con mucha experiencia. Nació en el 2014 pero su fundador Jaume Gómez lleva des del 1998 formando terapeutas de Shiatsu. Más de 20 años de recorrido e investigación sustentan la creación de un nuevo estilo de Shiatsu que incluye los principios de la Terapia Gestalt y desarrolla un método propio dando más profundidad, dirección y eficacia a los tratamientos de Shiatsu que podrán empezar a realizar sus alumnos al terminar la formación.

El proyecto de la Escuela de Shiatsu Gestáltico parte de la inquietud y de las ganas de crecer en dos aspectos principales:

  • Por un lado, es la consecuencia de haber estado diecisiete años enseñando Shiatsu y Medicina China en la ciudad, un entorno ruidoso y estresante, muy alejado de lo que estamos transmitiendo cuando enseñamos Shiatsu y Medicina China.

El Shiatsu implica calma, silencio, escucha… Aprender a parar ese ritmo tan frenético que llevamos.

La filosofía del Tao, que es la base de la Medicina China, fue desarrollada en la Naturaleza gracias a la observación y el contacto con ésta. No podemos entender dicha filosofía con profundidad, ni la medicina que deriva, si no aprendemos a mirar al ser humano como parte de ella. Somos un reflejo de la Naturaleza.

Gracias a la contemplación, la meditación y la observación, podemos llegar a la comprensión de las cosas, a ver que todo está formado de lo mismo y de la misma manera. Todo tiene un superior y un inferior, un delante y un detrás, un lado y otro lado, un interior y un exterior, se calienta y se enfría, se expande y se contrae,…

Hay una forma de energía más densa, pesada, lenta, fría, inferior y en contracción, a la que llaman yin, y una forma fluida, liviana, caliente, superior y exterior, asociada al yang. El exceso de una nos aleja de la otra, y por lo tanto genera una deficiencia que se convierte en enfermedad. El movimiento de una a otra es lo que permite y genera vida. Cuando éste es progresivo hay armonía. Si el movimiento cesa la vida desaparece.

Esto es a lo que en Oriente llaman energía, chi en chino, ki en japonés, pranna en índio.

La naturaleza es un reflejo de chi. Por ejemplo, si miramos las estaciones podemos ver como la sucesión de una a la otra se convierte en un alivio, un cambio que permite la vida.

Del Tao nació el Uno;

Del Uno, el Dos;

Del Dos, el Tres;

Del Tres, Todas las cosas.

Todas las cosas llevan el Yin a sus espaldas y el Yang al frente,

Y alcanzan la armonía por la unión de estos dos principios que todo lo llenan.”

Tao Te King

Una de las grandes aportaciones de Oriente a la Gestalt es la meditación, el desarrollo de la capacidad de estar presente, atento, vigilante.

  • Por otro lado, la necesidad de aprender a gestionar el propio mundo emocional de una manera más satisfactoria, y de poder acompañar mejor los procesos me llevó a hacer contacto con la Gestalt. Un camino que parte de la presencia y me da la capacidad de darme cuenta de qué me está pasando, para qué hago lo que hago, digo lo que digo, e incluso, siento lo que siento. Una vez he podido identificar esto, es mucho más fácil que pueda responsabilizarme de lo mío y al mismo tiempo ir viéndome, reconociéndome, sabiendo más bien quién soy, y así irme desidentificando de mi imagen ideal, quién creo que debería ser.

En consecuencia, le doy mucho valor a que los alumnos desarrollen la capacidad de acompañar procesos emocionales desde el cuerpo.

Estos dos factores, el contacto con la naturaleza y el acercamiento a uno mismo, son los dos ejes que le dan razón de ser a este proyecto tan querido al que llamamos ESCUELA DE SHIATSU GESTÁLTICO.